La principal ventaja de una plataforma Low-Code es que te permite ahorrar tiempo y dinero. Facilita centrarse en las ideas de los clientes, y no perder tiempo en el desarrollo de tecnología. Te permite convertir tus buenas ideas, en software rentable simplificando todo el ciclo, desde el desarrollo hasta el despliegue (normalmente en cloud, pero también en local) y los mantenimientos futuros.